Menú
Inicio Espacio Informativo Noticias Ingenierías TIC´s Esteban Jimenez: el mago Cyber que nos defiende de los Señores Tenebrosos

Esteban Jimenez: el mago Cyber que nos defiende de los Señores Tenebrosos

September 13, 2019
 

El mundo de la ciberseguridad es casi como un mundo mágico, que podría compararse con el de Harry Potter, donde todos vivimos en el mismo plano, pero con realidades diferentes: muggles por un lado, magos por el otro con poderes impensables para quienes no creen en la magia y en los cuales, en ambas realidades, el bien y el mal luchan eternamente.

Costa Rica cuenta con su propio mago Cyber, que poniéndolo en el contexto de la historia de J.K. Rowling, sería un perfecto miembro de la Orden del Fénix, como Sirius Black, que lucha contra mortífagos y dementores, pero en su caso, contra los cibercriminales y ataques cibernéticos. Su nombre es Esteban Jimenez, un joven graduado de Ingeniería en Sistemas de la Universidad Latina que se dedica a proteger empresas e incluso países contra estos seguidores del Señor Tenebroso.

Aunque estos casos de ataque nos parezcan lejanos, la realidad es que nuestro país ha sufrido grandes amenazas por parte de Black Hat Hackers, o más conocidos como hackers. Una muestra de ello son los atentados cibernéticos a inicios de 2019 que golpearon de forma masiva a varios sitios web del Gobierno costarricense.

Según Jimenez, nuestro país y el istmo centroamericano es utilizada por grandes grupos de hackers para ensayar sus movimientos, en otras palabras, somos una especie de Playground para que estos criminales analicen su estrategia y produzcan aciertos, para luego ejecutar sus planes contra grandes empresas o potencias mundiales.

Tendencias de ataques:

Como si se tratara de una Poción Multijugos, hoy los mortífagos de la realidad Muggle, están enfocados en atacar la Inteligencia Artificial (AI), su objetivo, según Jimenez, es desarrollar malware evolutivo que, combinado con esta tecnología, es capaz de mutar para que si está dentro de un SandBox (entorno de aislado donde se ejecutan software de manera segura) o es buscado por un antivirus o corta fuegos no sea detectado.

Aquí es donde la Orden del Fenix saldría a nuestra defensa, pero para nuestros efectos, hablamos de los White Hat Hackers, que se dedican a contrarrestar estos ataques y que en el pasado DEF CON y Black Hat 2019 en Las Vegas, presentaron parte de las novedades en seguridad para Inteligencia Artificial como parte de sus soluciones.

Un ejemplo de esto es la reciente adquisición de VMWare, empresa de soluciones software, que compró Carbon Black, un antivirus para plataformas endpoint, como una medida para protegerse de malware sumamente poderoso combinado con AI.

Otra de las áreas de preocupación son los ataques por medio del Internet de las cosas (IoT), ya que actualmente esto es una fuerza de cambio gigante, que pueden ser de bajo costo por parte de los cibercriminales y con afectaciones en países completos. Algunos posibles blancos pueden ser los routers de internet, las cámaras de vigilancia, las estaciones meteorológicas e incluso, hasta equipo médico.

¿Hasta dónde pueden afectar estos ataques?

Costa Rica es un país que, hasta el momento y según nuestro Sirius Black, no cuenta con la capacidad de respuesta ante un ciberataque sofisticado y al ser un país que depende un 98% de la energía renovable, la necesidad de contar con más expertos en seguridad que trabajen junto al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT), se acrecienta.

Las máquinas que generan la energía renovable de nuestro país poseen turbinas, sistemas para permitir los pasos de energía y voltaje, y son controladas por sistemas informáticos; si suponemos que nuestro sistema eléctrico sea controlado por un grupo delictivo, una especie de maldición Imperio, que de repente pueda suplantar a los encargados del acceso a la información en servicios de salud, o de las máquinas que suministran medicamentos a personas con cierta patología, y decidan eliminar la información o descontrolar estos aparatos, sería un caos pero, también, una muestra del alcance que podría tener un ciberataque.

Te podría interesar: Estudiantes Crean Aplicación Para Clínica De Atención Comunitaria De Psicología

¿Cómo podemos protegernos?

De acuerdo con Esteban Jimenez hay cuatro puntos muy importantes que como población es necesario que entendamos y apliquemos, porque si el país no mejora en infraestructura de seguridad informática, por lo menos como individuos tenemos la responsabilidad de proteger lo propio:

  1. Investigar: la gente debe saber que desde que se establece una conexión con internet ya existe un riesgo o un portillo para ser víctimas de un ataque. Por eso es importante saber cuáles son las aplicaciones que estamos instalando, que usamos día a día, los permisos de estas apps y la información que manejan.
  2. Práctica: en nuestro país y Latinoamérica se tiene la idea de que esto es un tema tabú y que a nosotros nunca nos va a pasar, se cree que es hasta algo ficticio y por eso consultar fuentes veraces, asistir a charlas y realizar ejercicios con expertos es clave para entender lo místico de los ciberataques.
  3. Educación: a nivel de país se debe de desarrollar una estrategia definida de educación para la gente, donde colaboren academias públicas y privadas porque es un tema que nos compete a todos.
  4. Sentido Común: en nuestra región somos muy inocentes, las personas deben asistir a charlas donde se vean expuestas a la realidad, entender que este mundo “mágico” es real y puede prácticamente que ser tangible en nuestro día a día y si no desarrollamos malicia con nuestros datos e información, caeremos en trampas fáciles.

Vivimos en un mundo en el que es inevitable no estar conectado a internet, en una era cibernética, y para defendernos solo queda tomar las precauciones necesarias, educarnos, aprender de otros y confiar en que nuestra Orden del Fenix, nuestros White Hat Hackers, podrán defendernos ante las amenazas de este mundo que es tan mágico como real.

Continua leyendo
Los últimos y más destacadas blogs de Universidad Latina de Costa Rica.