Menú
Inicio Espacio Informativo Noticias Consultorios Jurídicos y Casa de Justicia de ULatina: La segunda universidad y el primer trabajo de los estudiantes de Derecho

Consultorios Jurídicos y Casa de Justicia de ULatina: La segunda universidad y el primer trabajo de los estudiantes de Derecho

August 22, 2019
 

Marco Antonio Solís (personaje ficticio) es un padre soltero de 33 años que reside en la comunidad de Purral de Guadalupe en San José. Él se separó de la madre de su hija hace 3 años por decisión de ambos y desde entonces, inició una disputa entre ellos por el establecimiento del monto de la pensión alimentaria que su expareja le está obligando a pagar.

Solís es albañil y su salario bruto mensual es de 200 mil colones, sin embargo, el monto solicitado al juez por parte de la madre de su primogénita es de 180 mil colones al mes, cantidad que, por supuesto, le debilita su economía y lo deja en una situación difícil. Por su condición salarial, este joven es incapaz de pagar el servicio de defensa a un abogado y al enterarse que Universidad Latina de Costa Rica posee servicios jurídicos para personas vulnerables y de escasos recursos, recurrió de inmediato a las instalaciones en sede San Pedro a solicitar ayuda.

Como Marco Antonio, decenas de personas recurren semana a semana a los Consultorios Jurídicos de la ULatina en las sedes de San Pedro y Heredia, así como la Casa de Justicia ubicada igualmente en sede San Pedro para solicitar ayuda, asesoría y protección bajo el marco jurídico donde son recibidos por abogados y estudiantes avanzados en la carrera de Derecho.

Ambos son servicios comunitarios que ofrece la Escuela de Derecho de la U a poblaciones vulnerables y de escasos ingresos económicos desde hace ya varios años, y son dirigidos por profesionales con vasta experiencia en materia legal, pero su alma y esencia reside en los estudiantes que asisten los casos que se presentan.

Son ellos quienes reciben las diligencias y las analizan, por supuesto, de la mano de las directoras de los consultorios en ambas sedes, las abogadas María Alejandra Mejuto en San Pedro y Gabriela García Bonilla en Heredia, y se les permite iniciar procesos, presentar denuncias, representar a los usuarios y hasta defenderlos en juicios públicos.

Podría interesarte: Ulatina y la experiencia Real Madrid

Para la directora Mejuto, la importancia de que un estudiante de Derecho realice su Trabajo Comunal Universitario, práctica profesional o sea voluntario en estos servicios reside en que asimilan de una manera más rápida y con mayor criterio la teoría que reciben en cada clase, son capaces de familiarizarse más rápido con jerga común de la disciplina, desarrollan su capacidad de análisis frente a situaciones reales y, principalmente, se humanizan.

“Aquí no hay simulación de nada, todo es real y hay que asumir con la misma responsabilidad y seriedad con la que se asumiría estando en un bufete privado o en el sector público. Los estudiantes atienden casos serios, casos que ni siquiera se imaginan estando en las aulas y deben tomarlos con criterio. La importancia de que estén aquí es que rápidamente se acostumbran al día a día de la profesión y adquieren experiencia”, señaló la directora del servicio en San Pedro.

Actualmente entre los consultorios de ambas sedes hay un total de 31 estudiantes dando asistencia, algunos realizando su TCU, o práctica profesional. Estos últimos deben acumular un total de 640 horas de trabajo cada uno.

Sin embargo, ingresar al servicio no es tan sencillo como llegar, pedir escritorio y silla. Cada estudiante que aplica debe pasar por un proceso de selección y entrevista, además de contar con algunos cursos aprobados como los de familia y al menos un curso de procesal civil.

“El proceso de selección de estudiantes asistentes también es serio y basados en criterios académicos y hasta meritorios debido a la delicadeza del servicio que se brinda. Sin embargo, los principales requisitos son el compromiso y la actitud, ya que cuando un estudiante toma un caso, lo debe llevar hasta el final siempre con determinación. Aquí adentro puede haber errores y son corregidos, ese es el fin de que estén aquí, siempre y cuando sea notorio el compromiso y actitud”, adicionó Mejuto.

Para Joheveth Montoya, estudiante de Derecho y quien realiza su TCU en este servicio, su asistencia le ha permitido cambiar las perspectivas de lo que pensaba y opinaba sobre algunos temas en el pasado.

“Yo era muy feminista y siempre estaba del lado de las mujeres en todo caso, sin embargo, cuando ingresé aquí y vi que en términos de los que se refiere a pensión alimentaria, muchas veces puede haber injusticias para los hombres y malos tratos. Hay padres que tienen limitaciones económicas y aun así son obligados a pagar montos fuera de su alcance, eso es injusto. Al tener que hacerme cargo de este tipo de casos, mi perspectiva cambió. Sigo siendo feminista, pero con justicia”, afirmó Montoya.

Ella está cursando su último año de bachillerato en Derecho y tiene 7 meses de asistir en los Consultorios Jurídicos de sede San Pedro, en promedio representa de 6 a 8 audiencias mensuales ante los tribunales de justicia, enfrentándose a otros profesionales con muchos más años de experiencia en la materia y, además, propone las conciliaciones de muchos otros casos que se resuelven en acuerdo antes de entrar a la sala de juicio.

Te invitamos a leer Estudiante De Comunicación Crea Estrategia De Innovadora A Multinacional

Como Montoya, los demás estudiantes deben cumplir con números similares durante su estadía en el consultorio y no manejan menos de 50 expedientes a lo largo de las 640 horas de trabajo, afirma la directora Mejuto.

Joheveth expresó, además, que el aprendizaje que ha tenido durante este tiempo no se debe solo a los casos que ha atendido, sino también a que ha podido equivocarse, pero de la mano con los profesionales que la guían, ha corregido esos errores que ahora sabe no va a volver a cometer cuando ingrese a un trabajo.

“He cometido errores que en un bufete o en el Ministerio Público pudieron haberme costado el puesto, pero me han corregido de la forma más profesional para seguir adelante”, señaló.

Datos facilitados por la directora Mejuto sobre las acciones de los Consultorios Jurídicos confirman que entre 2017 y lo que va de 2019, este servicio a la comunidad ha procesado más de 180 casos de pensión alimentaria, más de 170 de interrelación familiar, cerca de 140 por divorcios, al menos 80 de investigación o impugnación de paternidad, más de 60 sobre acciones sucesorias, entre muchas otras.

La labor de los Consultorios Jurídicos y Casa de Justicia es amplia y ciertamente necesita muchas manos responsables y comprometidas que puedan colaborar. Este es uno de los muchos beneficios en formación académica y preparación que los nuevos estudiantes de Derecho van a encontrar en el momento que inicie su curso lectivo.

Continua leyendo
Los últimos y más destacadas blogs de Universidad Latina de Costa Rica.