Menú
Inicio Blog ¿Sufrís de estrés? Te compartimos 3 consejos para ahuyentarlo

¿Sufrís de estrés? Te compartimos 3 consejos para ahuyentarlo

 

Un examen, una entrevista de trabajo, una reunión con tu jefe, una conversación incómoda son solo unas pocas de las gotas escarlatas que pueden atraer la atención de este vampiro despiadado que se llama estrés.

El estrés es un ser oscuro y antiguo el cual ataca a tu energía directamente y puede repercutir en las actividades que realizas en el día a día. Está comprobado que el estrés es una de las mayores causas de baja productividad y depresión del mundo.

La generación “millenial”- personas que se encuentran entre los 18 y 33 años- es la que se ve más afectada por este fenómeno. Según un informe realizado por la Asociación Americana de Psicología, el estrés que sufren los jóvenes los hace más propensos a cuadros de irritabilidad y a sufrir de ansiedad o depresión.

Y, aunque no es ajo o agua bendita o una cruz de plata, te compartimos estos 3 métodos clave para que logrés ahuyentar a este vampiro tan molesto.

Relajación muscular

Existe una relación importante entre los músculos del cuerpo humano y la tensión emocional que vive una persona que sufre de ansiedad. Practicá una serie de sencillos ejercicios de tensión y relajación muscular.

Al principio, el objetivo que buscamos con estos ejercicios no es tanto lograr la relajación muscular sino aprender a diferenciar los estados de tensión muscular de los estados de relajación.

Generalmente no somos muy conscientes de qué zonas de nuestro cuerpo están crónicamente tensas, y es precisamente esa tensión crónica la que crea la sensación de malestar.

Aprender a respirar

Respirar de manera adecuada ayuda a disminuir la presión arterial, promueve un estado de calma y lucidez, y a muchos les reduce el estrés en menos de 10 minutos. Escoge una postura en la que te sientas cómodo.

Inhala, contando hasta cuatro, y exhala, contando hasta cuatro, siempre por la nariz. La respiración cuadrada aumenta la concentración, relaja el sistema nervioso y reduce el estrés. Puedes ir aumentando la duración de la respiración de 4 a 8 y luego a 10. Es particularmente útil a la hora de dormir.

Estiramiento y Posición

Es un hecho que nuestro cuerpo es una esponja para la tensión y más cuando tenemos demasiados pendientes y labores. Estirar ayuda a los músculos que acumulan esa tensión a liberarla y encontrar una posición más acorde con un estado de calma.

De pie o sentado, con los brazos sobre la cabeza, se sostiene un codo con la mano contraria. Lentamente, tiramos el codo hacia la nuca. Te recomendamos aguantar 15 segundos con cada brazo.

Tumbadas boca abajo y con las piernas estiradas, encorvamos la espalda y el cuello hacia atrás, muy similar a la posición de yoga de saludo al sol. Aguantamos en esta posición 15 segundos.

Y, por último, de pie, vamos a juntar los pies y procederemos a, con la punta de nuestros dedos, tocar las puntas de los pies por unos 15 segundos.

Estos ejercicios te ayudaran a encontrar un punto de calma, siempre controlando la respiración e inhalando y exhalando correctamente. Podemos realizarlos antes de un examen, entrevista o durante momentos particularmente difíciles y de esa manera el vampiro del estrés no podrá clavarte los colmillos.

Continua leyendo
Los últimos y más destacadas blogs de Universidad Latina de Costa Rica.