Menú
Inicio Blog ¿Por qué no es suficiente el autoexamen de mama?

¿Por qué no es suficiente el autoexamen de mama?

 

Al acercase una fecha como el 19 de octubre, Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, es muy común que organizaciones en todo el planeta comiencen a recordar la importancia de autoexaminarse y asistir regularmente donde un médico para prevenir o detectar de manera temprana la aparición de algún bulto o dolor en las glándulas mamarias.

Cientos de publicaciones, notas de prensa, videos, boletines y entrevistas en televisión son publicadas explicando año con año sobre cómo debe realizarse de forma correcta un autoexamen de mama, que le permite a las personas enterarse si hay algo que no anda bien. Sin embargo, distintos especialistas coinciden en que el autoexamen de mama no es suficiente para descartar o asegurar la presencia de un tumor.

Aunque no se descarta y es completamente necesario, el autoexamente de mama es apenas una parte del proceso de chequeo que las personas -principalmente aquellas entre los 35 y 65 años- deben establecer para la prevención de esta patología que es la segunda causa de muerte entre las mujeres costarricenses.

Expertos como Lidieth Carballo, asesora en temas de salud de la mujer para la Gerencia Médica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), afirman que el autoconomiento es esencial en toda la población y permite detectar cambios de forma temprana, sin embargo, métodos como ultrasonidos y mamografías no deben dejarse nunca de lado.

¿Qué es lo que hace al autoexamen de mama insuficiente?

Puede haber varias aristas. Primero, a pesar que el autoconomiento es un pilar de prevención, las personas no tienen la suficiente destreza de palpar anomalías como sí lo posee un profesional de la salud, además, este ejercicio es incapaz de descifrar si existen bultos o tumores pequeños dentro de la glándula mamaria como sí lo haría un examen especializado. Cuando una persona siente abultamientos, es posible que el tumor posea cierto grado de avance y el tratamiento deba ser mucho más agresivo de lo que pudo ser en un principio.

Adicional a esto, los especialistas en la materia como la doctora Carballo señalan que los bultos o protuberancias no son la única señal de que algo pueda ir mal. En muchas ocasiones la piel del seno puede experimentar hundimientos similares a la piel de una naranja, dolor, comezón, cambios en el color de la piel, hipersensibilidad en el pezón o manchas.

El experto epidemiólogo de la CCSS, Roy Wong, recomienda a las mujeres después de los 25 años asistir donde su doctor de confianza para la realización de un examen de mama palpable. Si en su familia no existen antecedentes de cáncer de mama, no es necesaria una valoración mayor antes de los 40; de existir, es recomendable realizar un ultrasonido al menos cada dos años.

Dentro de las opciones de diagnóstico existentes, se encuentran los exámenes físicos y revisión de antecedentes familiares, exámenes clínicos, mamografías, ecografías, biopsias, resonancias magnéticas, entre otros.

Situación en Costa Rica:

En Costa Rica, el cáncer de mama constituye el segundo cáncer más frecuente entre las mujeres después de el de piel, pero es el de mayor mortalidad. En promedio se detectan 1034 casos entre las mujeres costarricenses y mueren al menos 125 por año. La edad media del diagnóstico de detección es de 57.3 años de edad y el mayor estrato etario de fallecimiento es de 64.8 años.

Adicional a estos datos provenientes de la CCSS, esta entidad afirma que 1 de cada 10 casos detectados ocurren en mujeres de entre 30 a 44 años y 7 de cada 10 casos detectados son en mujeres 45 69 años; 2 de cada 10 casos son entre los 70 o más años.

Continua leyendo
Los últimos y más destacadas blogs de Universidad Latina de Costa Rica.