Matrícula Web - Campus Virtual Conversemos: 800-ULATINA Contacto Admisión Contactanos por WhatsApp

Todo lo que tenés que saber sobre la Catedral de Notre-Dame

Traducido del Francés, Notre-Dame significa “Nuestra Señora”. Es una catedral de culto católico dedicado a la Virgen María que fue construida entre 1163 y 1345 en la Isla de la Cité, rodeada por las aguas del río Sena en el corazón de París, Francia.


Este edificio es uno de los más antiguos pertenecientes al arte gótico, un estilo artístico que se desarrolló en la Europa Occidental a finales de la Edad Media (476 d.c. – 1492 d.c.) y que tuvo su origen en el norte de Francia, precediendo al arte románico.


El suelo sobre el que se asienta la catedral fue históricamente un lugar de culto religioso para los celtas, quienes celebraban sus ceremonias en la Isla de la Cité y posterior para los romanos, quienes erigieron un templo al dios Júpiter. Además, sobre sus cimientos se edificó la primera basílica cristiana, la de Saint-Etienne.


Tomando como referencia la Abadía de Saint Denis, donde se sepultó un gran número de reyes de Francia y bajo el papado de Alejandro III, se inició su construcción que tardaría más de dos siglos con modificaciones posteriores hasta el Siglo XVII, durante el reinado de Luis XIV.


Su fachada está constituida por dos torres gemelas de 69 metros y posee una aguja central de 96 metros. Uno de los datos curiosos es que conserva tres de las autenticadas reliquias de Cristo: una parte de la Cruz, un clavo y la Corona de Espinas. Además, su órgano es de los más grandes de Europa con alrededor de ocho mil pilas que datan, algunas, del Siglo XVIII.


Notre-Dame ha sido testigo y protagonista fiel de importantes momentos a través del tiempo que han marcado la historia de la humanidad, como por ejemplo, la coronación en de Enrique VI de Inglaterra en 1429 durante la guerra de los Cien Años, la autoproclamación y coronación de Napoleón Bonaparte como emperador de los franceses en 1804 luego de la revolución, la celebración de una misa de parte del ahora santo Juan Pablo II, entre otros.


Por su magnificencia arquitectónica, la catedral es uno de los iconos de Francia como centro culturar, arquitectónico y artístico global y, en 2017, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).


Además, ha sido escenario de múltiples producciones cinematográficas de renombre mundial dentro de las que destacan “La invención de Hugo”, el filme de Martin Scorsese ganador de cinco Oscar en 2012; “Van Helsing”, un filme protagonizado por Hugh Jackman en 2004 sobre un mítico cazavampiros; “Los tres mosqueteros”, del 2011, y las distintas versiones de “El jorobado de Notre-Dame” de 1923, 1939 y 1983.


Uno de los puntos de atracción de Notre-Dame son sus icónicas gárgolas de piedra, que se observan como figuras bestiales que en la Edad Media eran utilizadas por la popular creencia de que su presencia servía para ahuyentar demonios y otros espíritus malignos.


Sin embargo, ni el resguardo de las gárgolas ni el poder de los reyes enterrados en Notre-Dame, fueron suficiente para protegerla de la fuerza de las llamas que, el lunes 15 de abril del 2019, se apoderaron de la cabecera de la mítica catedral que, en minutos y gracias a inmediatez de las redes sociales, se convirtió nuevamente en protagonista, pero esta vez de una muy triste historia en la que acabó con gran parte del techo en ruinas y con la caída de su emblemática aguja.


El mundo adolece el sufrimiento de “Nuestra Señora”.