Matrícula Web - Campus Virtual Conversemos: 800-ULATINA Contacto Admisión Contactanos por WhatsApp

¿Por qué el Papa es tratado como un Jefe de Estado?

Porque en realidad lo es.

Algunas personas se preguntan por qué hay tanta algarabía mediática cuando un Papa visita un país y por qué este suele reunirse con Presidentes, Jefes de Estado y Reyes durante sus viajes. Aprovechando la visita del Papa Francisco a Panamá, por la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud, trataremos de responderte algunas de esas inquietudes.

El Papa es tratado con dignidad por otros líderes globales, ¿por qué?

Como bien se sabe, el Papa es la cabeza visible de la Iglesia Católica y recibe diversos títulos con respecto a este puesto, como por ejemplo “Sumo Pontífice”, “Sucesor de Pedro”, “Santo Padre”, entre otros. Sin embargo, sus tareas no se limitan a lo religioso, sino que engloba muchos otros aspectos.

Es también de conocimiento global que el Papa vive en la Ciudad del Vaticano, oficialmente llamado Estado de la Ciudad del Vaticano, el cual desde el 11 de febrero de 1929 y gracias al Pacto de Letrán, es un Estado soberano y con personalidad jurídica, canónica e internacional, reconocido por 180 países mediante relaciones diplomáticas. Por lo tanto, es considerado un país y como tal, debe tener una cabeza política que lo gobierne.

 

Te recomendamos este blog¿Qué sucede en el Reino Unido y por qué podría estar al borde de una crisis? 

 

Ahí es donde inicia el segundo rol del papado. Cuando un cardenal es elegido como Papa, se convierte, a su vez, en Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, lo que le da condición de soberano y dignatario político, gozando así de inmunidad diplomática. Es un Estado activo en organismos internacionales, como a ONU, donde no es miembro permanente pero sí observador. 

La Ciudad del Vaticano es considerada la única monarquía absoluta aún existente en el mundo, por lo que el Papa, al ser el Jefe de Estado, posee plenos poderes legislativos, ejecutivos y judiciales que puede delegar. Ejerce la representación y relaciones con los demás Estados y organismos internacionales.

Esta es la razón por la que el Papa es atendido por otros dignatarios, respetando y aplicando los protocolos diplomáticos establecidos por el Derecho Internacional. A su vez, su opinión es tomada en cuenta en situaciones internacionales y puede mediar en conflictos con autoridad política como lo han hecho distintos Papas a lo largo de la historia. Como todo monarca, recibe el tratamiento de “Su Majestad” en la comunidad global, así como el tratamiento de “Su Santidad” en el ámbito religioso.   

A pesar de ser una monarquía absoluta, el Papado no se rige por línea de sucesión, sino por elección. Sin embargo, la elección no es popular, está limitada al Colegio Cardenalicio, integrado por todos los cardenales así designados por el anterior Papa o anterior a este. La elección papal es conocida como Cónclave, traducido del latín “Cum Clavis”, que significa “bajo llave”.

Este nombre se otorga debido a que el Cónclave se celebra de manera secreta, en la Capilla Sixtina, uno de los inmuebles de la Ciudad del Vaticano donde solo participan 120 cardenales menores de 80 años y que es convocado única y exclusivamente en caso que el Papa haya muerto o renuncie; es decir, el tiempo de gobierno del Pontífice no tiene límite.

Todos los estatutos protocolarios para la elección del Sumo Pontífice y Jefe de Estado, están establecidos en el Derecho Canónico que rige como la Constitución del Vaticano y solo puede ser modificada por el mismo Papa.

¿Interesante verdad? Esto es lo magnífico de las Relaciones Internacionales. Si estos temas son lo tuyo, no dudés en consultarnos por más información de la carrera aquí.