Ir a sitio de Universidad Latina

Es normal que previo a un evento importante sintás que el estómago se hace un nudo y tengás deseos de salir corriendo, para combatir esa sensación existen varias opciones y en la Universidad Latina de Costa Rica queremos ayudarte compartiendo con vos los consejos para superar los nervios antes de un examen. ¿Estás listo? ¡Tomá nota porque ya comenzamos!

NO estudiés ese día

Por dejar las cosas a último momento, muchas personas tienden a saturarse de información antes del examen lo cual no es correcto ya que en lugar de estar tranquilo te sentirás inquieto y más nervioso. Así que dedicate a hacer otras cosas para relajar tu mente y estar ocupado, recordá que si no lo hacés estarás en un estado de ansiedad y no aprenderás nada.

Relajá tus músculos

Esta es una técnica que podés experimentar días antes de la prueba, y consiste en tensar y destensar los músculos de forma voluntaria siempre siguiendo un patrón establecido. Lo ideal es que investigués acerca de este tema y lo pongás en práctica idealmente 15 días antes del examen.

Dormí las horas necesarias

Tener un descanso durante la noche puede hacer maravillas por tu organismo así que, como lo mencionamos en el primer punto, es importante que te preparés con tiempo y evités estudiar horas antes del examen, esto te permitirá dormir y no pensar en que aquello que te produce nerviosismo.

Visualizate positivamente

No cabe duda que la mente tiene una fuerte influencia sobre el organismo, por lo que visualizar un buen resultado después del examen te ayudará a relajarte y estar más positivo. Esto es fácil, solamente deberás verte en la situación que deseás y cómo querás que ocurran las cosas, entre más detallista seás el resultado será mejor. ¡Pensalo y hacelo posible!

Practicá yoga

Realizar un poco de actividad física puede hacer que tu mente se despeje y tu cuerpo esté en óptimas condiciones, así que si sentís que los nervios están a punto de atacar podés dedicar 30 minutos para hacer ejercicio.

Una de las opciones es el yoga, pues además de ser una actividad física también tiene beneficios a nivel mental, con el cual aprenderás a regular la respiración para calmar la mente. Ya verás los resultados.

No llegués tarde

Además de dar una excelente impresión también te sentirás más relajado, llegar con tiempo al lugar donde tomarás el examen y preparar todo con tiempo contribuye a estar tranquilo. De lo contrario estarás apresurado y estrado por lo que tu concentración también se verá afectada.

Buscá un médico

Ahora si la situación es complicada, sentís nerviosismo o ansiedad con regularidad y aun tomando en cuenta los consejos que anteriormente te dimos no mirás resultados, es momento de visitar un médico para que te recete algún medicamento que te ayude a relajarte, aunque debés considerar que es una solución temporal.

Recordá que al salir del examen es inevitable sentir alivio y estar lo más relajado posible ya que tenés un peso menos que cargar. Así que después del examen considerá hacer lo que más te guste: estar en familia, salir con tus amigos o simplemente llegar a casa y relajarte.

Los exámenes son clave en la carrera ya que la mayoría de las veces son puntos valiosos para tus calificaciones, no les restés importancia y preocupate por dar lo mejor de vos.